PAUL MAYEWSKI, EL 'HOMBRE DEL HIELO' DEL PROYECTO ITASE

PAUL MAYEWSKI, EL ‘HOMBRE DEL HIELO’ DEL PROYECTO ITASE

Al científico norteamericano Paul Mayewski le han llamado ‘el hombre de hielo. Hoy es el director del prestigioso Instituto de Cambio Climático de la Universidad de Maine, desde donde ha dirigido más de 30 expediciones científicas a la Antártida, el Ártico, el Himalaya y la meseta tibetana. Mayewski es el responsable de campo de la expedición ITASE (Expedición Científica Internacional Transantártica). En 2018 conoció por Ramón Larramendi las posibilidades del Trineo de Viento para la investigaciones de sus grupos de investigación, en concreto para recoger registros  de hielo (ice-core) como los que lleva recabando desde hace décadas por el planeta. Y ya colabora en la expedición Antártida Inexplorada 2018-2019. Estos registros han permitido saber que el clima, de forma natural, no es estable, sino que hay cambios rápidos a lo largo de miles de años. Eso si, hasta ahora nunca por causas generadas por los seres humanos, que es lo que ha calentado, fundamentalmente el clima de la Antártida Occidental, otra de sus conclusiones.

Mayewski dirigió en el pasado el Proyecto de Capa de Hielo de Groenlandia (GISP2), que logró en 1996 registros a 3.000 metros de profundidad y que es equivalente y complementario del proyecto de la base europea EastGrip, con la que participó el Trineo de Viento en diversos trabajos científicos de Jason Box, Ross Edwards y Paul Vallelonga, dentro de la expedición Río de Hielo 2017.

Actualmente, Mayewski  preside el mencionado proyecto ITASE, puesto en marcha por 21 naciones para explorar los últimos 200 años de la historia climática de la Antártida, si bien en los últimos años, sobre todo tras la llegada de Donald Trump, los fondos para su realización en Estados Unidos han disminuido.

Las expediciones ITASE tienen su origen en una reunión, celebrada en Grenoble (Francia) en 1990, en la que  19 países  (hoy los 21 mencionados) decidieron unir esfuerzos para poder estudiar el registro de superficie y subsuelo del hielo antártico y así comprender mejor la historia de su clima y del cambio climático global. Y lo harían recogiendo y examinando registros de hielo o ‘ice core’.  Aún se tardarían seis años más en aprobarse oficialmente, lo que tuvo lugar en Cambridge. Desde entonces, ITASE está trabajando activamente para ampliar los registros de química antártica y climática de la Antártida al menos  durante 200 años, la perspectiva temporal necesaria para evaluar la variabilidad en múltiples décadas del clima natural antártico.

Al año siguiente la puesta en marcha del proyecto, 12 naciones se comprometieron a realizar travesías para recoger estos registros de hielo en parte de la Antártida oriental y occidental, basándose en la cobertura de travesías previas. El objetivo de ITASE era profundizar entre dos y 200 metros. Desde su creación hasta 2017, según Mayewski, han recorrido más de 20.000 kms estudiándolas con un radar de nieve, han recuperado más de 240 núcleos de hielo  (suman en longitud  de 7.000 metros), han penetrado a unos 4.000 metros en la capa de hielo y ha tomado muestras de la atmósfera a alturas de más de 20 kms.

Sus conclusiones han sido publicadas en las mejores revistas científicas y sus datos se han considerado en informes como el del IPCC de Naciones Unidas sobre cambio climático. Su interés en el Trineo de Viento como método para recoger más registros y así incrementar la cantidad de información disponible es un ejemplo más de las muchas posibilidades que ofrece el eco-vehículo español para la ciencia polar mundial más puntera.