Interés en China, Gran Bretaña y Francia por el Trineo de Viento

Interés en China, Gran Bretaña y Francia por el Trineo de Viento

El paso del Trineo de Viento por el mayor evento mundial sobre la gestión de proyectos científicos en la Antártida (Council of Managers of National Antarctic Program, COMNAP 2018) ha dejado huella. “Tras la presentación de lo que es esta plataforma móvil polar ante los asistentes de más de 30 países puedo asegurar que es de lo que más se habló y también de lo que más interés despertó, hasta el punto que fue la única intervención en la que tuvieron que cortar el turno de preguntas de tanta curiosidad como había”, señala su promotor y creador, Ramón Larramendi, a la vuelta de Alemania.

El evento, como cada año, en esta ocasión en la localidad alpina alemana de Garmisch-Partenkirchen, reunía a todos los responsables de la logística científica antártica. Es el foro en el que se presentan nuevas bases de investigación, nuevos materiales, nuevos convoyes para travesías… Ya el año pasado, Larramendi estuvo presente como invitado externo a algunas sesiones, pero en esta ocasión, gracias al apoyo del Comité Polar Español, representado por Antonio Quesada, logró tener un espacio para dar a conocer este proyecto. En esta nueva cita, además de Quesada, también ha estado el investigador Miguel Angel Ojeda, coordinador de logística de la Unidad de Tecnología Marina (UTM-CSIC) en la Antártida.

 

“La presentación fue después de otra de los representantes chinos sobre una nueva base polar que están preparando, que sería la segunda suya, y también dieron a conocer los gigantescos convoyes motorizados con los que quieren hacer expediciones por el interior, algunos con cuatro trineos enganchados. Tras ese despliegue de recursos, los asistentes se quedaron sorprendidos con este proyecto español, con las grandes posibilidades que ofrece para la ciencia polar sin inversiones del calibre que acababan de ver”, señala Larramendi.

Entre los más interesados, según el investigador y explorador polar, estuvieron los propios chinos, los británicos y los franceses, que anunciaron su intención de colaborar con el Trineo de Viento. “Realmente, no puede haber sido más satisfactorio. Es de lo que más se habló ese día entre los presentes al COMNAP”, asegura Larramendi.

En su conferencia no sólo les habló de las posibilidades científicas del proyecto sino también de la próxima expedición a la Antártida que tendrá lugar a finales de este año y que será en parte financiada por la Fundación Príncipe Alberto de Mónaco II, la agencia de viajes Tierras Polares y Expediciones y un crowdfunding en el que han participado más de 300 personas.