Río de Hielo 2017

El Trineo de Viento en 2017 da un salto importante: realiza la primera expedición con un objetivo 100% científico de impacto internacional: la expedición Río de Hielo 2017, en la que los tripulantes del vehículo polar tienen previsto dedicar varias semanas a la recogida de datos y muestras científicas para diferentes instituciones que implican a investigadores de varios países. De este modo, se convierte en una plataforma científica y tecnológica móvil única en el mundo que documenta los acelerados proceso de cambio climático en el Ártico con emisiones cero. Por vez primera, en la travesía participará un conocido investigador de la Universidad de Curtis (Australia), Ross Edwards, ahora en la Universidad de Madison (Wisconsin, EEUU).

Jason Box con Ignacio Oficialdegui.

La expedición, que recorrerá una de las zona más inexploradas del planeta, se desarrollará desde el 15 de mayo hasta finales de junio y será liderada por el creador y promotor del Trineo de Viento, el explorador polar español Ramón Larramendi. Participarán con él otros tres expedicionarios, entre ellos el científico australiano.

En la ruta de navegación por el hielo está previsto que recorra unos 1.200 kilómetros desde las cercanías de la costa oeste de Groenlandia Kangerlussuaq, en el mismo punto de partida que en las dos últimas expediciones, hasta su destino, la base científica internacional East GRIP. En un punto del hielo cercano a la localidad groenlandesa, la expedición será depositada por un helicóptero y tomará rumbo hacia el norte, impulsados por el viento, hasta alcanzar la cumbre de hielo interior de Groenlandia, en un punto situado más al norte del que alcanzaron en la expedición Cumbre de Hielo 2016 y relativamente cercano a la base EGRIP. En concreto, se situarán en los 79º Norte,  cerca del Polo Norte Geográfico.

En ese desierto blanco, el Trineo de Viento se situará sobre una rápida corriente de hielo que se encuentra bajo la capa de hielo. Es el más importantes  de los ‘ríos’ de hielo’ glaciares, responsables de la descarga de icebergs sobre los océanos: estos ríos representan la mitad de la pérdida de masa de la capa de hielo de Groenlandia. Se sabe que muchos arroyos de hielo han duplicado sus velocidades durante la última década, como es este caso.

Los investigadores necesitan comprender los procesos que experimentan estas corrientes para poder incorporarlos en  los modelos climáticos que estudian la capa de hielo, lo que permitirá predecir con mucha más precisión la pérdida de masa a través de las mismas, y de este modo tener mejores estimaciones sobre el aumento del nivel del mar en el futuro. Asimismo, se precisan muestras para estudiar el impacto del hollín que transporta el viento hasta el Ártico sobre el hielo y, por tanto, el deshielo. En ello participarán los tripulantes del Trineo de Viento, realizando perforaciones en la nieve que permitan saber cuánta nieve ha caído en las últimas temporadas invernales y cuál es su estado. 

Para la realización y gestión de estos trabajos científicos, se incorpora en esta ocasión al equipo del Trineo de Viento el investigador australiano Ross Edwards, de la Universidad de Curtin, que se encuentra ahora como profesor asociado en la Universidad de Madison (Wisconsin, EEUU) . Edwards está especializado en el rastreo químico de partículas en el hielo polar y es experto en análisis de los ‘núcleos de hielo’ polares para la búsqueda de trazas de hollín. Participa, además, con el destacado glaciólogo norteamericano Jason Box en el proyecto Dark Snow. En RIO DE HIELO 2017, se recogerán muestras de nieve para el proyecto “Nanopartículas en la atmósfera del pasado: el feedback de los cambios climáticos” que analiza las fuentes del hollín en la capa de hielo”, un proyecto de la Universidad de Curtin asociado al Dark Snow.

Edwards y el equipo del Trineo de Viento recogerán también muestras en tubos de nieve de dos metros para los científicos Paul Travis Vallelonga y Hans Christian Steen-Larsen, dentro del proyecto  Ice2Ice con el apoyo logístico de la base EGRIP que gestiona el Centro para el Hielo y el Clima de Dinamarca.

Ice2Ice estudia pasados cambios climáticos abruptos e identifica los riesgos de una rápida disminución de la banquisa en el Ártico y su impacto global.

Durante dos semanas, los tripulantes del Trineo realizarán hasta 17 perforaciones a una profundidad de entre 20 y 25 metros para conseguir ‘cortes de hielo’ (ice-core) en  localizaciones concretas que les serán facilitadas por los investigadores. Estas muestras serán trasladadas a la base East Grip (EGRIP), una estación científica en el corazón de Groenlandia en la que participan instituciones científicas de 12 países (Estados Unidos, Alemania, Italia, Japón, Dinamarca, etc) y gestiona el Centro para el Hielo y el Clima de Dinamarca. El Trineo de Viento podría convertirse en la aportación oficial española a esta importante instalación científica.

Desde España, colabora en este mismo proyecto el investigador polar Francisco Navarro, de la Universidad Politécnica de Madrid, investigador principal de los proyectos de glaciología en la Antártica, disciplina que estudia la respuesta de los glaciares ante los cambios climáticos. Navarro ha preparado un georradar para que pueda ser transportado en esta expedición Río de Hielo 2017, con objeto de recoger datos para Ice2Ice.

Asimismo, España participa en RÍO DE HIELO 2017 con un proyecto de la Universidad Autónoma de Madrid, dirigido por el investigador Antonio Quesada, con la recogida de muestras de aire polar para la identificación de microorganismos. Su objetivo es establecer la capacidad de dispersión y colonización de los microorganismos en las zonas polares, donde el cambio climático está propiciando procesos de deglaciación que favorecen la aparición de superficies que han estado cubiertas de hielo durante miles de años. Son por tanto, áreas susceptibles de ser colonizadas y desarrollar nuevas comunidades biológicas.

En RIO DE HIELO 2017 se pondrá en marcha también el primer estudio científico sobre el impacto en la salud humana de una expedición polar, iniciativa del médico de las bases antárticas españolas Daniel Campo del Castillo. También contará con el apoyo de tres predictores meteorológicos de la AEmet:Javier Sanz, Sergi González y Francisco Vasallo.

La base EGRIP será el punto de destino de esta expedición. Los expedicionarios, una vez desmontado el Trineo de Viento, regresarán desde la misma estación científica a Kangerlussuaq, y desde allí volarán  a sus lugares de origen.

Compártelo... Share on Google+0Share on Facebook2Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest0