Base-móvil para España

accionantartida-002582

España cuenta en estos momentos con dos base científicas en la Antártida: la Juan Carlos I (desde 1988), en la Isla de Livingston, y la Gabriel de Castilla (desde 1989), en la Isla Decepción, ambas en las cercanías de la Península Antártica.

Conseguir estas bases fue un empeño de los investigadores que acudían cada año al continente blanco y se han mantenido, hasta que la llegada de la crisis económica y los recortes de hasta un 40% de los fondos destinados a I+D, han afectado al desarrollo de estas campañas, reduciéndose en 2013 a su mínima expresión tanto en personal como en tiempo. Algunos científicos españoles buscan acomodo en bases continenteles de otros países en los que desarrollar sus proyectos, lo que no es fácil de conseguir dado el alto nivel de competitividad y que, lógicamente, cada país prioriza a sus nacionales.

El Trineo de Viento supone una alternativa económica para que los científicos españoles puedan seguir trabajando en la Antártida e incluso puedan viajar al corazón del continente para realizar sus trabajos de investigación  sin que la inversión sea muy alta. El vehículo es fácilmente transportable en el modelo de avión que viaja hasta la parte superior de la zona continental y que aterriza después de pasar una zona de grandes grietas.

Base Juan Carlos I en Isla Livingston. |CSIC

Base Juan Carlos I en Isla Livingston. |CSIC

Tres son los ejes para que triunfe el eco-Trineo de Viento

1. El desarrollo definitivo de la técnica de utilización de cometas como método de propulsión para arrastrar los trineos  con ‘cero emisiones’, en contraposición con el modelo de vehículo mecanizado antártico que hoy se utiliza, conocido como ‘oruga’, que funciona con combustible fósil.

2. La coordinación de un programa español de proyectos de investigación para desarrollar en el ‘plateau’ de la Antártida Oriental y en la denominada ‘zona de inaccesibilidad’, que es la región menos conocida del continente debido a las dificultades logísticas, y por tanto una región de gran interés para la exploración científica. Dicho programa requiere la implicación de las universidades y organismos científicos, así como el apoyo de los responsables de I+D al más alto nivel.

3. La creación de una unidad logística con experiencia en el manejo del Trineo de Viento, que sea capaz de garantizar una actividad permanente española en la Antártida Oriental, mediante la realización de expediciones de prueba en Groenlandia y en la Antártida con el nuevo vehículo.

Las posibilidades del Trineo de Viento como ‘base-móvil’ para la ciencia española fueron probadas en la Antártida en la Expedición Antártica Acciona 2011-2012.

Ramón Larramendi con Pío Cabanillas (izquierda) y Jerónimo López (segundo por la derecha) en el Centro Nacional de Biotecnología.

Ramón Larramendi con Pío Cabanillas (izquierda) y Jerónimo López (segundo por la derecha) en el Centro Nacional de Biotecnología.

En una jornada celebrada en el Centro Nacional de Biotecnología (CSIC), en abril de 2012, los promotores del proyecto Trineo de Viento lo presentaron ante la comunidad científica española que trabaja en la Antártida. En aquel acto el biólogo Juan Pablo Albar explicó los proyectos desarrollados durante la última expedición antártica. En octubre, Ramón Larramendi y Juan Manuel Viu lo presentaron también en una conferencia en el Scott Polar Institute de la Universidad de Cambridge (24-10-2012).

Prestigiosos científicos han dado su apoyo al proyecto Trineo de Viento:

Leopoldo García Sancho (catedrático y coordinador del ECOTER, grupo internacional para el estudio de la flora antártica): “El catamarán nos abre la posibilidad de investigar donde hasta ahora es inaccesible. Estoy impresionado con sus posibilidades para investigaciones puntuales”.

Pío Cabanillas (director general de Comunicación de Acciona): “Un proyecto único que hace posible recorrer la Antártida de forma limpia. Síganlo porque vale la pena. Nadie ha hecho nada parecido”.

Juan José Dañobeitia (Responsable Unidad Biología Marina del CSIC y ex logista bases españolas): “El trineo de viento ayudará a rebajar el impacto ambiental que tiene el trabajo científico en la Antártida”

Miguel Angel Ojeda (Logista bases españolas campaña 2013-2014): “Este trineo es muy interesante para trabajar en la zona continental. Una alternativa barata para recoger muestras”.

Peter Clarksson (Ex presidente del Comité Internacional de Investigación Científica en la Antártida): “Podríamos estar ante el nacimiento de una nueva etapa en la exploración científica del interior de la Antártida”.

POWERT POINT PRESENTACIÓN:

 http://issuu.com/tierraspolares/docs/jornadasexpedicionacciona

 

 

 

Compártelo... Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest0