Arctic Deeply:  "Aprovechar el viento en Groenlandia"

Arctic Deeply: “Aprovechar el viento en Groenlandia”

El Trineo de Viento de un explorador está resultando ser una forma más sencilla y más limpia para que los investigadores polares hagan su trabajo y estudien los contaminantes en la capa de hielo de Groenlandia.

Ross Edwards no estaba seguro de en qué se había metido cuando llegó a Kangerlussuaq el pasado mes de mayo para comenzar una travesía de un mes de la capa de hielo de Groenlandia. Sus cuatro compañeros de equipo estaban ocupados montando el extraño vehículo que usarían para cruzar el hielo estéril : un convoy de trineos de madera tirado por una cometa gigante. Pero Edwards, un  investigador de la  Universidad de Curtin en Perth, Australia, temía que no estuviera a la altura de la tarea. “Hombre, esto parece un futón”, pensó.

A los pocos días del viaje, sin embargo, Edwards comenzó a apreciar al Trineo de Viento (Inuit WindSled), mientras navegaba silenciosamente por el hielo, impulsado por el viento. “Fue algo mágico cuando ocurrió”, dijo. “Es como si estuvieras siendo remolcado por nada”.  De hecho, el viaje fue un éxito. A finales del mes pasado, el equipo llegó a una base en el hielo en el centro de Groenlandia con todos los datos y muestras que esperaban reunir. La expedición ayudó a convencer a Edwards y a otros investigadores de que el WindSled podía ser una manera simple y ecológica para que los científicos realicen la investigación crítica en Groenlandia y la Antártida.

El artefacto es la creación de Ramón Larramendi, un explorador español que ha pasado tres décadas explorando los polos y ahora vive a tiempo parcial en Groenlandia, donde dirige una compañía de viajes de aventura. Después de una expedición con esquís al Polo Norte, a finales de la década de 1990, se le ocurrió combinar los trineos de perros inuit con el naciente deporte del kitesurf. “Simplemente se trataba de cambiar a los perros por la cometa e intentarlo”, dijo.

El primer desafío fue comprobar si podía hacerlo. Y 17 años y 10 prototipos más tarde, el WindSled ha evolucionado desde aquel extravagante sueño de un aventurero a un medio fiable de transporte polar. El vehículo ha recorrido más de 20.115 km, completando siete viajes en Groenlandia y dos en la Antártida. Y ya había colaborado con investigaciones previas en otras expediciones, si bien  nada tan ambicioso como esta reciente aventura.

El Trineo de Viento se compone de cuatro módulos: una tienda de pilotaje protegida donde el conductor se sienta para dirigir la cometa, una carpa que sirve como habitáculo para dormir y descansar, y dos módulos con paneles solares y carga. En total, pesa poco más de dos toneladas, incluyendo su tripulación de hasta seis personas, que navegan durante todo el día, descansando en turnos. “No es el Hilton, eso es seguro”, dijo Larramendi, “pero puedes dormir.”

Llevan una serie de cometas adaptadas a una variedad de condiciones, y normalmente viajan alrededor de 10 km por hora (seis millas por hora) – que es más suave en los durmientes, de acuerdo con Larramendi. Tacking como un velero, el trineo puede moverse en muchas direcciones, incluso hasta un ángulo de 90 grados lejos del viento.

Partes del Inuit WindSled esperan ser montadas en la Hoja de Hielo de Groenlandia. (Foto Cortesía de Hilo Moreno y Ramón Larramendi)

En este viaje, el WindSled navegó con éxito a cada uno de los lugares donde Edwards quería tomar núcleos de poca profundidad de nieve. También recolectó muestras de superficie para medir la cantidad de carbono negro, u hollín, en la nieve, lo que puede acelerar la fusión de la capa de hielo. En algunos casos, este carbón negro fue quemado miles de kilómetros por el viento de los incendios forestales que arden en América del Norte. Pero cada vez más, proviene de fuentes locales, como el envío y la quema de gas natural en el Ártico. El Trineo también llevaba un instrumento radar que escaneó el hielo debajo de ellos, proporcionando estimaciones de las nevadas anuales, y llevba un colector de aire.

Travesías como esta ofrecen a los científicos una visión más detallada de cómo funcionan las capas de hielo polares y cómo están respondiendo al cambio climático. Con ellas, los investigadores pueden mirar en muchos lugares diferentes de la capa de hielo y ver cuánto cambian de año en año. “Especialmente en Groenlandia, con el cambio tan rápido que hay ahora, es realmente importante estar realmente en el suelo y realizar estas mediciones”, señala Zoe Courville, climatóloga e ingeniera del Laboratorio de Investigación e Ingeniería de las Regiones Frías del Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos, desde Hanover (New Hampshire). Courville es un veterano de las travesías polares.

Uno de los principales objetivos es obtener un mejor control sobre la cantidad de nieve que se acumula en Groenlandia cada año, equilibrando lo que se pierde a través de la fusión y los desprendimientos. Ése es un número crítico para entender a qué velocidad  se está encogiendo la capa de hielo y, a su vez, cuánto está contribuyendo al aumento global del nivel del mar. “Idealmente, en algún momento, podremos hacer esto por control remoto, pero todavía hay muchas incógnitas que estamos tratando de averiguar”, afirma Courville. Por ahora, la recolección de datos de radar y la perforación de núcleos poco profundos a lo largo de las travesías siguen siendo herramientas importantes, y ello ve un gran potencial para el WindSled.

El Inuit WindSled pesa poco más de dos toneladas, incluyendo su tripulación de hasta seis personas, que navegan durante todo el día, descansando en turnos. (Foto Cortesía de Hilo Moreno y Ramón Larramendi)

Tradicionalmente, este tipo de viajes se han hecho con tractores o motos de nieve o saltando cerca con un avión. Son medios que tienen sus ventajas: los investigadores no tienen que esperar a que el viento sople de la manera correcta para  mantenerse en movimiento y, además, en el caso de los s tractores tienen un refugio sólido para escapar de las tormentas. Pero también tienen desventajas, dice Courville:  “Me refiero a esta cosa de combustible, que realmente a veces es un asesino“. 

“Las expediciones motorizadas suelen estar limitadas por la cantidad de combustible que pueden transportar  y a menudo requieren suministros adicionales que se almacenan en depósitos a lo largo de la ruta con antelación o se transportan en viajes adicionales. Una gota de combustible puede costar hasta 2 millones de dólares y la gestión de los barriles de combustible que se ha gastado representa un reto diario para las tripulaciones de estas expediciones”, señala Courville. Además, quemar ese fuel también crea otros problemas: “Básicamente, estamos contaminando las áreas a las que vamos porque lo hacemos con combustibles fósiles”, añade Courville.  Un escape puede contaminar muestras de aire y nieve, como las que recogió Edwards, y dejar una huella de carbono que hace que muchos científicos del clima se sientan incómodos.

El WindSled permite estudiar los contaminantes en la capa de hielo de Groenlandia sin contaminar  (Foto Cortesía de Hilo Moreno y Ramón Larramendi)

Aunque el WindSled no puede llevar tanto peso como los vehículos motorizados, ciertamente ofrece una alternativa más barata y más limpia, lo que ha atraído también a Jason Box, un climatólogo del Estudio Geológico de Dinamarca y Groenlandia en Copenhague. Box se encontró con Larramendi en 1998, cuando el explorador le tendió la mano mientras buscaba datos sobre los patrones de viento en la capa de hielo de Groenlandia. Más adelante, Box se interesó en utilizar el WindSled para la ciencia y colaboró en la expedición de este año a través de un crowdfunding desde su proyecto  Dark Snow .

Box ha solicitado fondos de la Fundación Leonardo DiCaprio para circunnavegar la capa de hielo de Groenlandia en el Inuit WindSled en 2018 y recolectar  18 núcleos de hielo, midiéndolos en el mismo sitio gracias a un procesador portátil. Con ello, los investigadores tendrían una imagen más clara de la historia reciente de la capa de hielo. Larramendi también está buscando colaboradores para una circunnavegación de la Antártida en 2018. Box, por ejemplo, está deseoso de aprovecharse del Inuit WindSled, que considera un precursor de un futuro más ‘verde’ para la ciencia. “Si podemos navegar por esa ola tecnológica, ya está aquí”, dijo. “Además”, añadió,  “va a ser divertido”.

Compártelo... Share on Google+0Share on Facebook49Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest0